All Posts By

Antonio

Desarrollo Personal LGTBIQ

Si aún no sabes que es el Coaching LGTBIQ, tienes que leer esto.

31 marzo, 2018

Seguro que has escuchado hablar del coaching pero, ¿Sabes qué significa? ¿Es una moda? ¿Es algo que hay que estudiar? ¿Cualquier persona es coach? ¿Es un psicólogo?

En muchos casos las respuestas a esas preguntas te pueden llevar a errores. Muchos de ellos son causados por la imagen que los medios de comunicación muestran. Y es que el nombre se ha prostituido para dar cabida a multitud de acepciones que quedan mucho más “modernas” precedidas por la palabra coach. Seguro que sabes quienes son los coaches de La Voz o algún otro programa de televisión. Pero ten claro que eso NO es coaching.

Muchas consultoras también usan la palabra coach sin tener profesionales bien preparados para hacerlo y terminan ejerciendo una labor de consultor bajo el nombre del coaching. La ignorancia de los clientes hace que esto pueda seguir sucediendo ya que no constatan la preparación de dichos consultores. Y es que este último aconseja basándose en su experiencia y conocimientos mientras que el coach NO DA CONSEJOS. Cabe aquí destacar que soy coach y consultor pero siempre que actúe en uno u otro nombre lo haré saber para evitar cualquier tipo de confusión.

El coach es un compañero que tiene la suerte de que hayas confiado en él o ella para recorrer un camino en el que reflexionaras acerca de cosas que nunca has hecho, bien porque no has tenido tiempo o bien porque ni siquiera te lo habías planteado. Ese camino te puede llevar hacia tu objetivo, hasta el fin de tus miedos o bloqueos y, finalmente, a ser tu “yo ideal”. Como cada persona es diferente, el camino también lo será. Piensa que vamos a realizar un traje a medida en el que el coach te ayudará a través de preguntas reflexivas a completarlo para cumplir tus expectativas al 100%.

El coach no es un psicólogo pues no trata patologías y para ello se somete al código de ética establecido internacionalmente. Además, el coaching trabaja del presente hacia el futuro y sólo acude al pasado para coger herramientas que te permitan conseguir tu objetivo.

Es muy importante que en el proceso no habrá ningún tipo de prejuicios ni juicios, ya que el coach está entrenado para ello y será ese compañero que siempre quisiste tener para confrontar tu realidad con tu objetivo final.

Seguro que también habrás acudido al gimnasio y te habrán hablado de un coach que te propone ejercicios para realizar dependiendo de tu nivel actual. ¡Qué moderno! Pues no, eso tampoco es coaching, sino que, como dije anteriormente,  aprovechan el nombre para utilizarlo en otros ámbitos y darle un toque “chic”.

Por lo tanto, el coaching trata a personas sanas que se han encontrado con obstáculos en su vida (¿y quién no?) O quiere evolucionar y sabe que puede hacer algo más de lo que está haciendo pero, sin embargo, necesita ese empujón.

 

Y a estas alturas dirás… “YO NO NECESITO EL COACHING”. Totalmente de acuerdo. No necesitas el coaching, sino lo que conseguirás a través de él.

Y si no lo crees, puedes probar. El coaching no genera dependencia por lo que en pocas sesiones notarás cambios.

Ejemplos de objetivos de algunas personas son conseguir algo que se te atasca, como adelgazar, conseguir pareja, “salir del armario”, escribir un libro, ganar confianza y tener seguridad en uno mismo, mejorar la comunicación con la familia, conseguir trabajo, perder el miedo o poder enfrentarte a algo… Las metas y objetivos puede ser muy diferente dependiendo de la persona, y el coach te ayudará a encontrarlo. Te lanzo la siguiente pregunta. ¿Por qué te has apuntado tantas veces al gimnasio y finalmente siempre fracasaste? ¿Cuál es la razón por la que tus relaciones nunca llegan a buen puerto? ¿Tus sentimientos contigo mismo nunca terminan de ser agradables? ¿Tienes esas dudas acerca de tu sexualidad?

Por último, el coach y el coachee (la persona dueña del proceso) deben tener una conexión que permita que la comunicación sea fluida así que si te decides por mí, no te preocupes por la distancia. Realizo sesiones presenciales y por skype. 

¿Por qué LGTBIQ?

¿Sabes qué significa LGTBIQ? Muy sencillito… Lesbiana, gay, transexual, bisexual, intersexual y queer. Exactamente, lo que pensabas.

¿Y por qué estoy especializado en este colectivo?

Pues porque es un colectivo con unas características muy concretas y que, simplemente por el hecho de pertenecer al mismo, la persona ha pasado por unas circunstancias que han creado una personalidad de partida diferente a aquellas personas que han tenido “la suerte” de no pasar por ellas. Y no lo dice Antonio Moreno Coach, sino que ya la American Psychological Association lo reconoce, y por ello estableció unas directrices para tratar con personas de dicho colectivo. Y que conste que no soy psicólogo sino coach, pero me apoyo en esas directrices por lo obvio y claro de sus afirmaciones.

Por el simple hecho de ser LGTBIQ hemos estado sometidos a un estigma determinado por los prejuicios, discriminación y violencia (no siempre física) desde que somos pequeños. La confusión se apodera de nuestras mentes desde muy pequeños cuando nos dicen: “¿Tienes novia ya? ¿Qué niñ@ te gusta?”, quizás incluso recibiste insultos de tus compañeros de colegio, el rechazo de algún familiar o has tenido que desarrollar tus habilidades de actor frente a amigos. Quizás aún no hayas “salido del armario” y necesites ayuda en cómo hacerlo. 

O quizás necesites un apoyo para continuar, ahora que ya sabes que tu anatomía no se corresponde con la persona que realmente eres.

Seguro que aún escuchas comentarios homófobos basados en la ignorancia y la imagen que medios de comunicación dan acerca de las personas pertenecientes a este colectivo. (Si este artículo lo hubiesen escrito en la esquina del barrio podrían decir que me dedico a ser coach de maricones, bollera, travelos, viciosos, anormales y raritos).

Como bien dijimos anteriormente, los coaches no aconsejamos, no damos opiniones personales, ni prejuzgamos, pero estarás de acuerdo en que podré entender perfectamente cómo te sientes ya que yo también he pasado por lo mismo que tú.

Si aún crees que no necesitamos profesionales que entiendan cómo nos sentimos, por favor, sigue leyendo los artículos que publicaré y, si sigues sin estar de acuerdo, lo hablamos.  Y si estás de acuerdo, comenta o contacta conmigo para comenzar con una sesión.

Por último, si no perteneces al colectivo te preguntarás, ¿no puedo comenzar el proceso junto a ti? ¡Para nada, podremos hacerlo y tu objetivo será alcanzado con total seguridad!

¡Y si me contactas por la web…. Te regalo tu primera sesión! Contacta conmigo pulsando aquí

 

Desarrollo Profesional

CV: El secreto que todos deberían conocer para que las empresas te llamen.

30 marzo, 2018

¿Harto/a de “echar tu curriculum” y no te llaman para ninguna entrevistas de trabajo?

No son pocas las personas que me escriben por privado sabiendo que, aparte de ser coach, trabajo en el departamento de RRHH de una empresa multinacional (área de selección y formación) y tengo la experiencia de haber estado en diferentes compañías desarrollando funciones similares. Todo esto me ha dado un conocimiento suficiente para saber cuáles son los errores garrafales que no se pueden cometer, y se cometen, en un proceso de selección y cuáles son los puntos que hace que seas el candidato favorito para ocupar la posición en concreto.

Las entrevistas suelen ser un punto crítico para el proceso de selección y es el momento oportuno para que todos tus nervios, miedos, ansiedad,… salgan a la luz. ¡Claro que si guapi! ¡En el mejor momento!

Es por ello que me decido a realizar una serie de dos artículos ,100% prácticos y muy esquemáticos, en el que trataré de contarte el secreto de cómo llegar a la entrevista para, una vez conseguida, puedas conseguir el trabajo deseado. Por favor, coge lo que te haga falta, pasa a lo siguiente si no te sirve y, si es el trabajo de tu vida, contacta conmigo y trabajamos más a fondo tanto tu perfil profesional como tus sentimientos y cualquier sensación desagradable que puedas llevar en tu maleta.

ANTES DE LA ENTREVISTA:

Si eres algo empático evita el comentario, al menos delante de mí, que tanto he escuchado: “Es que las empresas no tienen sentimientos, ni siquiera me llaman para conocerme personalmente. Es que no es justo, porque por un curriculum no se conoce a la persona y yo soy muy bueno/a trabajando”. La respuesta es clara: “¡claro que sí! La empresa contrata a una persona para que por cada proceso de selección (alrededor de 3 en semana) que realice conozca a las 300 personas que se inscriben como tú.”. Seamos realistas. Contactarán con alrededor de 30 personas por teléfono y sólo 10 o 12 personas de forma personal.

Antes de insertar el CV en cualquier portal de empleo o por correo electrónico, cúrratelo. El/la reclutador/a tiene alrededor de 300 curriculums (aunque en plural curriculum se escribe curricula, la RAE ya acepta curriculums también) exactamente igual al tuyo en su ordenador así que no te mientan, si no tienen claro que puedas cuadrar con lo que van buscando pulsarán el botón enemigo: DESCARTAR. Pero tranquilo/a, sigue leyendo y pulsarán EN PROCESO. En algunos momentos dirás: “no hace falta que digas eso, es de lógica”, pero mi experiencia me dice que NO lo es.

  1. Foto. No hace falta que seas guapo/a, pero un poco de arreglo nos viene bien a todos/as. La foto que sea tuya, por favor, que salgas solo/a, centrado/a, claro/a, ríete (nadie quiere un soso a su lado). En mi experiencia he visto fotos de antenas parabólicas, cristos y vírgenes, botellonas,  de hijos, de boda,…
  2. Datos de contacto. Si hay algo que molesta a una persona con poco tiempo en su agenda laboral eso es perder el tiempo. Por favor, pon tu número de teléfono. No el de tu mujer, el de tu hija, el de tu suegra, el de tu hermano,… NO. EL TUYO. Y, claro, si ya coges el teléfono cuando te llamen a pesar de no conocer el número… ¡sería un detallazo!
  3. Añade tu dirección y correo electrónico. Puede ser que te contacten para que hagas algún test, o concertar una entrevista directa y así evitan la llamada de teléfono.
  4. Adapta tu CV al puesto: Estamos en la época de la especialización. No te van a contratar por saber un poquito de todo, sino por estar enfocadx a un área en concreto. Si eres un técnico de RRHH genérico luchas contra muchas más personas que si eres unx técnicx especializadx. Esto multiplica tus posibilidades. Si necesitas modificarlo para una oferta en concreto, hazlo. Es un coñazo, lo sé, pero ya sabes lo que el reclutador busca para el puesto, enfócalo. ¿Por qué te crees que los portales de empleo te permiten como candidato crear varios CV y subirlos en función de la oferta a la que apliques?
  5. Actualízalo. Si has terminado tu experiencia en una empresa, actualízalo. En muchas ocasiones ya has dejado de trabajar en un trabajo pero no lo has indicado en el CV. Eso te descarta en el caso de que la empresa busque a alguien de forma inmediata ya que entiende que el proceso de contratación será más lento. Y NO! No te van a llamar.
  6. Se claro. En el CV habla en tercera persona y enfoca en qué hiciste tú a nivel individual y colectivo, pero sobre todo individual. Siempre fuiste responsable de algún paso en el proceso de trabajo. Cuéntamelo. Quiero saberlo. Ya sé lo que se hace en un departamento de contabilidad, RRHH, logística… pero ¿y tú? ¿Qué parte del proceso realizaste?
  7. Datos adicionales. En algunos portales de empleo te dan la posibilidad de realizar algunas observaciones como: “salario deseado”, “disponibilidad para cambio de residencia”,”vehículo propio”,… Si la vas a completar (en la mayoría de casos es opcional), que sea de la forma más sincera posible. 
  8. Idiomas. ¿Sinceramente crees que nadie lo va a comprobar? Si sólo hablas inglés en un nivel B1, no escribas un B2. El truco de poner siempre un poquito más te dejará fatal cuando en la entrevista te pregunten algo en inglés y digas eso de… estoy bloqueadx, o I am 29 years old.
  9. Estudia la oferta. Léela detenidamente y busca datos de la empresa para corroborar que es lo que estás buscando. Aplica a puestos acorde a tu experiencia. Si nunca has trabajado en la construcción, ¡no envíes tu CV para responsable de obra! Sólo conseguirás frustrarte al no ser seleccionado.
  10. Haz el seguimiento. Crea alguna forma de saber a qué ofertas te has inscritos y cómo va el proceso. Así puedes investigar si conoces a alguien en esa empresa, si puedes hablar con ellos para mostrarle el interés.

Por último…

Si estas en búsqueda de empleo, ponte un horario, piensa que es tu horario de trabajo. Haz de la búsqueda tu profesión hasta que lo encuentres. Recuerda que para cada oferta buscan a una persona en concreto que no es ni mejor ni peor que tú, simplemente quieren un perfil concreto así que si no eres la persona seleccionada no significa que seas peor, sino diferente a lo que buscan. 

Comenta si ya tenías estos conceptos claros o si quieres que profundice en algo en concreto. En breve lanzaré el segundo artículo que te permitirá conseguir tu trabajo deseado con conceptos de coaching que te ayudarán a saber si es tu trabajo deseado.

Si necesitas ayuda personalizada… PULSA AQUÍ.

¡Mucha suerte!